Monólogos filosóficos

En esta actividad aprenderás retórica, es decir, aprenderás a hablar en público y a dar discursos. Es imprescindible aprender a hablar en público y no debería faltar nunca en nuestra formación, aunque a menudo es una tarea muy olvidada (no era así en los métodos de enseñanza tradicionales, donde era parte esencial de los programas de estudio).

La gente corriente no va dando discursos por la vida, pero hay multitud de situaciones en las que una persona tiene que hablar en público (una entrevista de trabajo, la presentación de los resultados de un programa de trabajo, transmisión de conocimientos y experiencias a otras personas, aconsejar, animar, etc.) Y encontraremos una enorme diferencia entre un discurso bien preparado y otro dejado a la improvisación. En cualquier caso, los principios de la retórica valen tanto para los discursos como para cualquier otra situación en la que se exija hablar de cara a un auditorio (los “youtubers” exitosos siguen los principios de la retórica, aunque a menudo ellos los desconozcan).

Como en toda disciplina, se mejora con conocimientos y práctica. En esta actividad tendrás que elaborar tu propio monólogo (de entre 3 y 5 minutos de duración) con lo que pondrás en práctica los principios básicos del discurso y dejarás a todo el personal patitieso.

  1. Tipos de discursos

Tradicionalmente, con respecto al tema, existen tres géneros de discursos:

a)Género judicial: se trata de elaborar un discurso para acusar o defender a alguien de un supuesto delito. Se suele dividir en dos fases: la primera, centrada en los hechos, trata de esclarecer qué pasó de verdad; la segunda, centrada en la interpretación y aplicación de la ley, trata de esclarecer cuál la interpretación correcta de la ley para el caso.

Ej. [Abogado]“A mi defendido de se le acusa de robo. Pero aclaremos primero qué sucedió de verdad…

… Habiendo determinado con toda claridad cómo sucedieron los hechos, creemos que la interpretación más justa de la ley para nuestro caso es la de hurto, no la de robo…”

b)Género deliberativo: el orador pretende aconsejar o disuadir a una asamblea sobre la conveniencia o inconveniencia, sobre o útil o lo perjudicial de algo; el núcleo de la causa es un hecho que se verificará en el futuro.

Ej. “¿Es útil que los alumnos aprendan a hablar en público?”, “¿es bueno que el gobierno grave con impuestos a las bebidas azucaradas?”, “¿es conveniente la legalización de la marihuana?”  “¿Es necesaria la guerra?” “¿Por qué alguien debería/no debería votar a Donald Trump?”

c)Género demostrativo: se trata de alabar o de denostar a una persona o cosa ante un público determinado (muy usado por los políticos para hablar de sus oponentes).

Ej.: discurso sobre el valor literario de las canciones de Bob Dylan.

  1. Fases de elaboración del discurso

Tradicionalmente, se identifican 5 fases en la elaboración del discurso conocidas por sus nombres en latín como inventio, dispositio, elocutio, memoria y actio.

  1. Inventio (búsqueda y selección de materiales e ideas para nuestro discurso)

Su finalidad es establecer los contenidos del discurso. No se trata de “inventar” sino de “invenire”, buscar y seleccionar en la memoria personal, en libros, en testimonios, etc., las ideas para el discurso.

Los profesionales suelen conocer un repertorio de ideas y tópicos perfectamente clasificados a los que acudir para elaborar sus discursos, con lo que se facilitan enormemente la tarea. He aquí algunos de estos repertorios:

http://www3.uji.es/~vellon/recursos%20retoricos.htm

  1. Dispositio (organización de las ideas)

Una vez halladas las ideas, el orador debe ordenarlas para que su discurso resulte lo más persuasivo y convincente que sea posible.

En la dispositio tendremos en cuenta dos aspectos. Por un lado, el número de partes en las que dividiremos el discurso. Por otro, el orden que seguiremos.

a)Según el número de partes, existen tradicionalmente dos tipos de discurso:

1.Disposición bipartita: dos constituyentes mantienen una tensión recíproca .

2.Disposición tripartita (la más “natural”): un principio, un medio y una parte final.

En el principio (exordium, en latín) el orador busca captar la atención y ganarse al auditorio e insinúa o presenta el asunto del discurso.

La parte media se compone de la narratio y la argumentatio: por la primera, se describen los hechos con pelos y señales y se toma partido (por ejemplo, se dice qué clase de ideas, proyectos y programas defiende D. Trump y se posiciona uno a favor o en contra); la argumentatio ofrece todos los razonamientos que sostienen la tesis defendida por el orador y refutan la opinión contraria (por ejemplo:, “no hay que apoyar a D. Trump por esto, por eso y por aquello… Los que dicen que hay que apoyar al señor Trump dicen que esto, que eso y que aquello, pero se equivocan porque …)”)

La parte final (peroratio o conclusio) no es más que la recapitulación de todo el discurso pronunciado hasta ahora, en la que el orador realiza un nuevo intento de conseguir la simpatía del público (de los jueces, por ej.) o de conmover los ánimos del auditorio.

b)Según el orden, también encontramos dos tipos de discurso:

1.Discursos de orden natural: en la narración de hechos, por ejemplo, se respeta el orden cronológico, en la exposición de ideas, se respeta el orden lógico y jerárquico y, en general, se tiende a presentar los materiales del discurso de un modo incremental: primero se muestra lo menos importante y, finalmente, lo más importante, para causar un mayor efecto de persuasión en el auditorio.

Por ejemplo: “Hay que decir no a la subida de impuestos porque el gobierno no ha sido capaz de justificar adecuadamente su necesidad, porque no ha contado con el consenso social necesario y porque ha pasado por encima de las justas protestas y reivindicaciones de los ciudadanos en la calle”.

[Un padre a su hijo]: “Te voy a dar tres motivos por las que deberías ir hoy al colegio: primero, porque es lunes; segundo, porque son las nueve de la mañana; tercero, ¡porque eres el director del colegio!”.

Es decir, al principio han de ofrecerse los argumentos menos persuasivos y dejar para el final los más convincentes.

2.Discursos de orden artificial: no se respeta el orden lógico ni el cronológico (pero, ojo, el fin del discurso sigue siendo el mismo, convencer al auditorio, sólo que para ello el orador ha considerado más conveniente “romper” el orden natural).

Por ejemplo, en la narración de hechos, un orador puede empezar por el medio o por el final, usar los “flashbacks”, contar las historias desde lo más próximo en el tiempo a lo más lejano, etc… (muy usados en la literatura y en el cine).

  1. Elocutio (redacción escrita de todo el material recogido en la inventio y ordenado por la dispositio de manera elegante y convincente)

Se trata de la redacción del discurso. En principio, se ha de buscar la corrección gramatical y la máxima claridad y facilidad para ser entendido (aunque todo esto depende mucho del tipo de público al que vaya dirigido, pues lo que es claro para unos no lo es para otros).

Los oradores clásicos “ornamentaban” sus discursos con una serie de tropos (metáforas, alegorías, hipérboles, metonimias, sinécdoques, antonomasias, énfasis, ironías y sarcasmos) y figuras (ver figuras de pensamiento y de dicción), para dar una mayor carga expresiva al mismo.

  1. Memoria

Se trata de memorizar el discurso.

  1. Actio o pronuntiatio

Se trata de ponerlo en escena, de ejecutarlo. Para lo cual tendrá una especial importancia la voz y el movimiento del cuerpo, la ropa, la teatralización, los gestos, la escenificación…

ACTIVIDAD: Escribe tu propio monólogo (de entre 3 y 5 minutos) y represéntalo en clase o grábalo en vídeo para verlo en clase. El tema es totalmente libre.

Temas sugeridos:

-La vida, el amor, la amistad, los estudios, los sueños, la familia, los videojuegos, las redes sociales, la infancia, la juventud, el trabajo, el sentido del humor, la filosofía, etc…

Ejemplos:

Mario Alonso Puig:

“Si cambias tu mente, cambias tu vida”

“Yes, we can”, discurso de Obama en sus inicios presidenciales:

El gran dictador (discurso final):

10 discursos famosos contemporáneos (reales o ficticios)

http://www.elmundo.es/enredados/2015/04/15/552bd80f268e3e4b6d8b456d.html

I Olimpiada Filosófica de la Región de Murcia

 olimpiadaf_editado-1
«Te proponemos iniciar un camino con nosotros, invitándote a participar en este proyecto que llevamos a los diferentes rincones de la Región de Murcia. La iniciativa que ahora presentamos, ciertamente,  no está exenta de dificultades, aunque pensamos que, con la ayuda de todos los que deseen implicarse en ella, conseguiremos afianzar los objetivos que ahora planteamos. No corren buenos tiempos para las materias filosóficas, aunque pensamos que, hoy como siempre, la reflexión filosófica es una tarea imprescindible en el ámbito de la educación. Con la pretensión, pues, de afianzar la presencia de la filosofía en las aulas, te proponemos participar en esta tarea cooperativa, en el que un grupo de compañeros y compañeras nos hemos embarcado con ilusión. Esa es la ilusión que te queremos contagiar  como  joven participante que te inicias, a través de esta experiencia compartida, en la aventura de la reflexión filosófica personal. La filosofía no son viejas fórmulas depositadas en los libros, sino un pensamiento vivo renovado en el que, de la mano de los que nos han precedido, cada uno puede participar a su modo.
Con la vista puesta en tales metas te invitamos a inscribirte en esta I Olimpiada Filosófica de la Región de Murcia, en algunas de las tres secciones en que se concursa: disertación, dilema moral o fotografía filosófica.»
Ejemplos de disertaciones de la II Olimpiada Filosófica de Madrid, 2012:

Premio de Ensayo Juvenil Francisco Cascales

(más…)

Premio FilosofíaHoy

(más…)