Lecturas recomendadas

El hombre en busca del sentido, de Viktor Frankl

“A los recién llegados nos estaban reservadas todavía muchas sorpresas de este tipo. Los médicos que había en nuestro grupo fuimos los primeros en aprender que los libros de texto mienten. En alguna parte se ha dicho que si no duerme un determinado número de horas, el hombre no puede vivir. ¡Mentira! Yo había vivido convencido de que existían unas cuantas cosas que sencillamente no podía hacer: no podía dormir sin esto, o no podía vivir sin aquello.

La primera noche en Auschwitz dormimos en literas de tres pisos. En cada litera (que medía aproximadamente 2 x 2,5 m) dormían nueve hombres, directamente sobre los tablones. Para cada nueve había dos mantas. Claro está que sólo podíamos tendernos de costado, apretujados y amontonados los unos contra los otros, lo que tenía ciertas ventajas a causa del frío que penetraba hasta los huesos. Aunque estaba prohibido subir los zapatos a las literas, algunos los utilizaban como almohadas a pesar de estar cubiertos de lodo. Si no, la cabeza de uno tenía que descansar en el pliegue de un brazo casi dislocado. Y aún así, el sueño venía y traía olvido y alivio al dolor durante unas pocas horas”.

Me gustaría mencionar algunas sorpresas más acerca de lo que éramos capaces de soportar: no podíamos limpiarnos los dientes y, sin embargo y a pesar de la fuerte carencia vitamínica, nuestras encías estaban más saludables que antes. Teníamos que llevar la misma camisa durante medio año, hasta que perdía la apariencia de tal.

Pasaban muchos días seguidos sin lavarnos ni siquiera parcialmente, porque se helaban las cañerías de agua y, sin embargo, las llagas y heridas de las manos sucias por el trabajo de la tierra no supuraban (es decir, a menos que se congelaran). O, por ejemplo, aquel que tenía el sueño ligero y al que molestaba el más mínimo ruido en la habitación contigua, se acostaba ahora apretujado junto a un camarada que roncaba ruidosamente a pocas pulgadas de su oído y, sin embargo, dormía profundamente a pesar del ruido. Si alguien nos preguntara sobre la verdad de la afirmación de Dostoyevski que asegura terminantemente que el hombre es un ser que puede ser utilizado para cualquier cosa, contestaríamos: «Cierto, para cualquier cosa, pero no nos preguntéis cómo».

VIKTOR E. FRANKL, El hombre en busca de sentido (pincha en el título para descargar)

«¿Qué es real?»

quesrealq«Los físicos suelen describir el mundo en términos de partículas que interaccionan unas con otras mediante campos de fuerza. Su disciplina recibe el nombre de «física de partículas», y sus instrumentos, «aceleradores de partículas». Según esta imagen, el universo se asemejaría a un lego. Pero semejante visión esconde bajo la alfombra algunos hechos poco conocidos. En física cuántica, las interpretaciones de partícula y campo difieren hasta tal punto los conceptos tradicionales que, cada vez más, los expertos se plantean la posibilidad de que el mundo se componga de algo completamente distinto.» [artículo completo]

Las aventuras filosóficas del profesor Bongiorno

La editorial Ariel, que ha cosechado un éxito sin parangón en la divulgación de libros de temática filosófica gracias sobretodo a las obras del profesor Fernando Savater y su “Ética para Amador” sigue ofreciendo libros que, como el que mostramos aquí, sirvan de “enganche” a nuevos lectores jóvenes. Por nuestra parte, para abrir esta sección de libros y lecturas, os sugerimos que subáis vuestros propios comentarios si habéis tenido la oportunidad de leer… (haced click en la imagen para obtener más información)

Brave New World

From the Wikipedia:

Brave New World is a novel written in 1931 by Aldous Huxley and published in 1932. Set in London of AD 2540 (632 A.F. in the book),

the novel anticipates developments in reproductive technology and sleep-learning that combine to change society. The future society is an embodiment of the ideals that form the basis of futurology.[…]
In 1999, the Modern Library ranked Brave New World fifth on its list of the 100 best English-language novels of the 20th century. In 2003, Robert McCrum writing for The Observer listed Brave New World number 53 in “the top 100 greatest novels of all time”, and the novel was listed at number 87 on the BBC’s survey The Big Read.’ [read more]

Download Brave New World, pdf format.

Some covers: